MESA DE AUTOPSIAS: EL PUEBLO DEGENERADO.

“La universidad extranjera –dicen– recibe de la enseñanza secundaria hombres hechos, con una base científica y literaria muy sólida, mientras que la universidad española se nutre de mozalbetes irreflexivos, sin formación mental suficiente y casi totalmente desprovistos de conocimientos sólidos en matemáticas, física, química, historia natural, lenguas vivas y filosofía”.

Santiago Ramón y Cajal, Los tónicos de la voluntad. 1897.

            Establecer comparaciones entre países para intentar comprender las causas de un problema nacional y sus posibles vías de solución es tentador, sin embargo, siempre debe hacerse con prudencia, salvando las distancias del tiempo, del espacio y, sobre todo, tomando en cuenta las diferencias en las raíces culturales y el devenir histórico de cada pueblo. Por ende, el ejercicio puede resultar más útil si los países que se comparan guardan entre si algunas similitudes en los aspectos antes mencionados.

            Santiago Ramón y Cajal –como lo saben ya quienes hayan tenido la ocurrencia de leer estas colaboraciones– es mi héroe científico español favorito. Desde que era estudiante de medicina empecé a reunir sus obras de divulgación publicadas por la editorial Espasa-Calpe en su famosa Colección Austral. Durante más de 20 años, se fueron agregando otros volúmenes, algunos fruto de la generosidad de queridos amigos, hasta llegar a la espléndida edición de su obra cumbre –Textura del Sistema Nervioso del Hombre y de los Vertebrados– editada por el Gobierno de Aragón, el año 2002, en tres volúmenes.

            Cajal no sólo hizo aportaciones seminales en el campo de lo que hoy llamamos neurociencias, sino que fue también un pensador con aguda sensibilidad social. Manifestó en más de una ocasión que había puesto sus logros científicos en el altar de la patria, una España que en aquel entonces sufría serios descalabros en la arena internacional con la pérdida de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam, que pasaron al dominio de los Estados Unidos de Norteamérica. Ante esa derrota, el sabio se lamentaba con las siguientes palabras:

            Bien ajenos estábamos, al publicar la páginas precedentes, donde nos lamentamos de nuestro desdén por la ciencia, que habíamos de recoger muy pronto el fruto de nuestra incultura. Una nación rica y poderosa, gracias a su ciencia y laboriosidad, nos ha rendido casi sin combatir. En tal desigual batalla, librada entre el sentimiento y la realidad, entre un pueblo dormido sobre las rutinas del pasado y otro enérgico, despierto y conocedor de todos los recuerdos del presente, el resultado estaba previsto; pero es preciso confesar que nuestra ignorancia, aún más que nuestra pobreza, ha causado el desastre, en el cual no hemos logrado ni el triste consuelo de vender caras nuestras vidas.

            Don Santiago supo identificar los estrechos vínculos existentes entre el desarrollo científico de los países, su riqueza material y el papel que pueden desempeñar frente a otras naciones, por lo que siempre deploró el estado de subdesarrollo científico y tecnológico que prevalecía en España. Estas ideas quedaron plasmadas con toda claridad en su discurso de ingreso a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, pieza oratoria que se convertiría en un libro titulado “Reglas y consejos sobre investigación científica”, a cuya cuarta edición le agregó el subtítulo que lo haría célebre: “Los tónicos de la voluntad”.

            En esta obra, Cajal expuso sus conceptos sobre las prendas sicológicas y morales que debería tener el futuro investigador científico, los conocimientos que le iban a ser indispensables, los vicios y tentaciones que pudiesen interferir en su labor, la marcha de la investigación científica y la redacción del trabajo científico. Por esta razón, el libro se tradujo a numerosos idiomas y fue un éxito comercial inmediato. Sólo a lo largo de la vida de Cajal, “Los tónicos de la voluntad” tuvo seis ediciones.

            Pero eso no es todo. El libro contiene interesantes capítulos sobre las condiciones sociales favorables a la obra científica, los deberes del Estado en relación con la producción científica y los órganos sociales encargados de elevar el nivel de la ciencia española. A mi juicio, en estos capítulos es donde cualquier mexicano interesado en estos temas y con una conciencia clara del atraso en el que estamos inmersos puede encontrar resonancias a sus inquietudes. Parece mentira que un libro escrito en España a finales del siglo XIX contenga descripciones tan actuales y aplicables a la situación que hoy prevalece en México más de un siglo después.

            A la hora de hacer un diagnóstico, Cajal no cede a sentimentalismos. Sabe que la creación de una política científica en el país es de una importancia capital. Al mismo tiempo, reconoce en la clase política española y su relación con la comunidad científica algunas características que hoy nosotros podemos observar claramente en nuestro país:

Nuestros estadistas de hoy adolecen, sin duda, de algunos defectos (uno de ellos es ignorar o no sentir con suficiente energía que la grandeza y el poderío de las naciones es obra de la ciencia, y que la justicia, el orden y las buenas leyes constituyen factores de prosperidad positivos, aunque secundarios)… En su ingenuo optimismo han hecho más, y es doloroso consignarlo: han creado espléndidos laboratorios a beneficio de varones cuya aptitud y patriotismo parecen harto dudosos. Y si para los hábiles de la intriga y del favor se crean sinecuras y se acumulan espléndidos medios materiales, ¿cómo les serán éstos negados a maestros esclarecidos, ilustrados por notorios descubrimientos o por trabajos científicos de positiva valía?

            El nivel educativo de la mayoría del pueblo español le resultaba especialmente doloroso. En esa falta de una buena formación escolar, Cajal identificaba una de las raíces más profundas del atraso científico español de aquella época. Sin embargo, reconocía que:

            España no es un pueblo degenerado, sino ineducado… Nuestros males no son constitucionales, sino circunstanciales, adventicios. El problema agitado por algunos de si la raza íbera es capaz de elevarse a las estrellas de la invención filosófica y científica es cuestión tan odiosa como molesta.

            En México crece día a día la convicción de que nuestro nivel educativo y nuestro desarrollo científico y tecnológico no pueden mejorar porque somos constitucionalmente un pueblo corrupto –degenerado, diría Cajal– sin remedio. Yo no lo creo así, aunque sé que para transformar nuestra sociedad son necesarios cambios mucho más profundos y extensos que los que hasta ahora hemos intentado con tanta timidez. O lo que es peor y más patente: si deseamos salir del actual marasmo en el hoy vive el país, son necesarias reformas de un calado y de una duración mucho mayores que las que periódicamente fingimos iniciar con el propósito oculto de que todo siga igual.

            Termino –sólo un final provisional, pues el tema da para mucho más­– citando nuevamente a Cajal:

            Porque, lo hemos proclamado mil veces y lo repetiremos otras mil, España no saldrá de su abatimiento mental mientras no reemplace las viejas cabezas de sus profesores (universidades, institutos, escuelas especiales), orientadas hacia el pasado, por otras nuevas orientadas hacia el porvenir. No reside, pues, el daño en los que aprenden, ni en el Estado que, en la medida de lo posible, sufraga los gastos, sino en los que enseñan. De unos salen los otros… Y pues es fuerza romper la cadena de hierro de nuestro atraso, rómpase por el anillo docente, único sobre el cual puede obrar directa y eficazmente el Estado.

            Con un cambio en el nombre del país y un ajuste a la baja en eso del “Estado que, en la medida de los posible, sufraga los gastos”, el párrafo precedente bien puede corresponder a nuestro vivo retrato.

Anuncios

8 thoughts on “MESA DE AUTOPSIAS: EL PUEBLO DEGENERADO.

  1. De manera que el combate a la pobreza es la mejor inversión desde el punto de vista económico, pues es incorporar a esa población marginada a la sociedad, a la economía y que sea parte de la economía moderna, que sea gente preparada, que sea gente que participe en el aparato productivo social y que pueda producir más para la sociedad en su conjunto. El trabajo bien remunerado articula la familia y a la sociedad, y si están articuladas la familia y la sociedad, la gobernabilidad es más fácil, pero también lo contrario desarticula la familia, y complica la gobernabilidad

  2. Estimado C.P.Venegas:
    Así es. “Primero comer que ser cristiano”, reza el dicho. Por eso me parecen inútiles y ofensivas esas campañas oficiales para promover los valores cuando la población sigue viviendo en la miseria. Primero lo primero. Los valores brotan solos cuando se tiene la barriga satisfecha (aunque suene vulgar).

  3. Estimdo Dr Muñoz, es hasta de dar risa que el Presidente Calderón esté convocando a que todas las fuerzas políticas se reunan, los problemas no se resuelven con reuniones y decretos, lo mismo nuestros patriotas legisladores que presumen de hacer leyes.
    Se han pospuesto eternamente los compromisos sociales, siendo México un paraíso fiscal como lo acaba de manifestar la Cepal la semana pasada, beneficiando con ello a un sector privilegiado en detrimento de la población
    Pero eso si, las televisoras con su gran cobertura futbolísticas tiene embobada a la población. He escuchado personas de un nivel social muy bueno que se expresan extrañados y me comentan que de donde salió tanta gente fea, mostrando su total ingnorancia de la situación de Aguasclientes, tal parece que los pobres son naturales y parte del paisaje, estamos enfermos de indiferencia, de pobreza y de falta de espíritu de solidaridad, de una vivencia de los Valores Humanos, si nuestra devoción no se transforma en fraternidad, todo esto es en vano

  4. Estimado C.P. Venegas:
    Casi nunca los discursos oficiales se traducen en hechos concretos. Los pobres, no sólo son parte del paisaje, sino que son indispensables para que se mantengan quienes detentan el poder. Son el nutrimento del sistema. Carne de cañón, combustible para la maquinaria política. Por eso la pobreza no se combate de manera profunda. Si se eliminase, ¿quién haría el trabajo que a otros les permite vivir con un lujo insultante? Eso sin contar el papel que tienen los pobres para mantener a los administradores de nuestro temor en el más allá.

  5. Dr Muñoz no cree usted que hoy mas que nunca los medios de comunicación deberían contribuir a la educación, a la cultura y al desarrollo humano de la sociedad, no a buscar ratings. Las grandes obras literarias aluden a las pasiones humanas, pero no lo hacen de manera morbosa. Por otra parte, una de las políticas debería ser desarrollar la conciencia crítica de todo lo que la gente oye, ve o lee. Dice Karl Popper (filósofo)que la televisión se ha vuelto un poder demasiado grande para la democracia y ninguna democracia puede sobrevivir si no limita los abusos de este poder. Yo considero que son un factor clave de la situación del pensamiento presente de los mexicanos, y que lo que estos medios consideren será lo que la gente pensará, hoy en en siglo XXI

  6. Estimado C.P. Venegas:
    El poder de la televisión es inmenso y su potencial educativo para las mayorías, si se quisiese aprovechar, tiene un alcance muy grande. Desafortunadamente, no existe el más mínimo interés para desarrollarlo en beneficio del pueblo mexicano. Todo lo contrario. Las televisoras mexicanas más influyentes, Televisa y TV Azteca, son grandes instrumentos del poder para mantener el status quo. Un ejemplo de lo que puede hacer la televisión en beneficio de la difusión de un enfoque crítico de la historia y que le recomiendo que vea en YouTube es “Historia de Argentina contada a Mario Pergollini”. A mi me parece una iniciativa admirable.

  7. Estimado Dr Muñoz me dí el gusto de ver esa serie de la Historia de Argentina con un verdadero enfoque CRITICO que creo a como están las cosas en México no se hará NUNCA, pues hay impedimentos grandísimos para ello.
    Dice Mario Pergollini en el Capítulo 20 y Final de la Historia Argentina “La derrota de los españoles no define la existencia de un país, sino de dos, el de los que quieren decidir su destino y el de aquel que solo desea aparecer en la mesa de los poderosos del mundo, aún a riesgo de ser devorados…esos dos países, de rostros y voces bien distintas convivirán más o menos de manera turbulenta hasta nuestros días, porque la Historia no se repite, continúa. Gracias por la recomendación me ilustró mucho. Feliz Semana

  8. Estimado Dr. Luis:
    Cuando el eminente científico y fundador de las neurociencias Santiago Ramón y Cajal, se lamenta porque…Una nación rica y poderosa, gracias a su ciencia y laboriosidad, nos ha rendido casi sin combatir… obvia también (lamentablemente para la ex colonia) el papel que jugó la lucha de los Cubanos en ese desgaste. Y que el país donde dejaron no solo su idioma, su cultura, raíces y sueños, sino también donde vendieron caras sus vidas, no fue ni siquiera invitado a la mesa de negociaciones …No se permitió a ningún cubano participar o asistir a dicho Tratado de París. Cuando las tropas de los Estados Unidos entraron en Cuba, ya los Mambises (Patriotas cubanos), mantenían la Guerra de Independencia a todo lo ancho y largo de Cuba, con un saldo desde su comienzo de más de 200,000 cubanos muertos… http://www.exilio.com/parisEsp.html por eso me uno a la cita del Sr. Venegas cuando se obvia al país que quiere decidir su destino y se ocupa de aquel que solo desea aparecer en la mesa de los poderosos del mundo como quedó claro en el Tratado de París. Ya para entonces era la lucha de los mambises quienes en buena lid habían rendido la colonización española y como Canje de poderosos fuimos vendido por veinte millones de dólares. Coincido completamente con todo lo demas señalado en su excelente trabajo. Muchas gracias. Daniel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s