MESA DE AUTOPSIAS: REFLEXIONES VIAJERAS.

A Eduardo Santini Araujo, caballero de una clase casi extinta.

 

No había pegado un ojo en toda la noche. Venía en un estado espiritual y emocional muy intenso, como si llegara de otra dimensión, que no era sólo del pasado, sino de otra era, de otra vida”.

Pablo Vierci, La sociedad de la nieve. 2008.

 

            Por segunda ocasión en mi vida, visité la ciudad de Buenos Aires, esta vez para participar en las Jornadas de Patología Quirúrgica que organizó la División Argentina de la Academia Internacional de Patología. Esta reunión académica se celebró en homenaje al doctor Mario Armando Luna, un destacado patólogo mexicano que desarrolló buena parte de su brillante carrera profesional en el Hospital M.D. Anderson de Houston, Texas, uno de los centros mundiales más importantes para el estudio y el tratamiento del cáncer. El doctor Luna no sólo destacó como un experto internacional en los tumores de la cabeza y el cuello, sino que, gracias a su infinita bonhomía, tocó el corazón de muchos colegas y alumnos que hoy lo seguimos recordando con inmenso cariño.

            Fui recibido por la organización impecable que encabeza el doctor Eduardo Santini Araujo, gran patólogo argentino que domina con maestría y elegancia el difícil campo de los tumores óseos. Eduardo Santini sabe combinar de manera equilibrada su vasta cultura y elegantes maneras de caballero con las firmes convicciones e infatigable disciplina que lo convierten en un organizador nato y en el anfitrión ideal para una reunión científica de esta magnitud. Es además un avezado diplomático e importante funcionario de la Academia Internacional de Patología, donde ha desarrollado una labor ejemplar en la integración de Sudamérica dentro del concierto patológico mundial.

            Durante los cinco días de mi estancia he sido testigo de la eficiencia con la que el doctor Santini y su equipo, en el que destaca el doctor Alberto Filomeno y el doctor y Teniente Alejandro Vega, cubrieron a satisfacción los objetivos académicos con un profesorado argentino y disertantes provenientes de España, República Checa, los Estados Unidos de Norteamérica y México. Los anfitriones argentinos nos han tratado con una generosidad sin par y, tras las actividades académicas, hemos disfrutado ampliamente de la afamada gastronomía argentina que goza de merecida gloria. No puedo sino agradecer desde estas líneas tantas muestras de amistad y simpatía.

            El entorno en el que se desarrollaron las Jornadas fue inmejorable. Buenos Aires es una ciudad señorial y encantadora. Sus amplias avenidas, magníficos edificios, imponentes monumentos, relajantes parques arbolados, infinitos restaurantes, comercios de primer nivel y, en lo que a mí respecta, una gran número de librerías espléndidamente dotadas, hacen de la estancia una experiencia que trasciende los límites del espacio y del tiempo y que se constituye en una invitación permanente para regresar.

            Todos los profesionales, pero particularmente los médicos, necesitamos del roce con otros colegas. En este sentido, no hay desgracia mayor que la del especialista recién egresado que empieza a ejercer su disciplina sin la cercanía de otros que también la cultiven. En poco tiempo y casi de manera segura, ese especialista único en su entorno se verá afectado por el dogmatismo que nace de la falta de comparación y contacto con otros colegas cercanos. Sus diagnósticos y decisiones terapéuticas, rara vez cuestionados, lo irán envolviendo en un sentimiento de infalibilidad y egoísmo de la peor especie.  Por eso es tan importante pertenecer a asociaciones profesionales y acudir regularmente a congresos y reuniones académicas.

            Los que trabajamos en instituciones públicas en las que se forman especialistas lo tenemos un poco más fácil, porque, aunque sea de manera modesta, trabajamos en un ambiente que favorece  un poco más el intercambio de ideas y el cuestionamiento del quehacer cotidiano. Los que sólo ejercen la profesión de manera privada tienen que hacer un mayor esfuerzo para romper el cerco del aislamiento. Por fortuna, hay varios ejemplos que nos demuestran que aún con una dedicación exclusiva a la práctica privada se puede lograr una actualización permanente de los conocimientos que llega a superar en extensión y calidad al ambiente académico que se encuentra en algunos hospitales públicos.  

            Puesto al revés, quienes trabajamos en los hospitales públicos no podemos ni debemos de bajar la guardia para garantizar nuestra actualización. Desafortunadamente, las presiones económicas que agobian a las instituciones públicas de salud alejan la posibilidad de una educación continua de la suficiente calidad. Quienes tenemos inquietudes académicas tenemos la obligación de mantener una actitud tanto exigente como participativa para poder satisfacerlas. La responsabilidad es de todos.

            Aunque vivimos inmersos en un mundo con exceso de información, eso no asegura que esa producción acumulada minuto a minuto nos brinde un fruto intelectual de excelencia. Con frecuencia, observamos lo contrario y se necesita una actitud crítica que permita “separar el grano de la paja”. Los médicos debemos adoptar esa actitud para obtener la información que nos permita actualizarnos con paso seguro. La idea muy extendida entre médicos y pacientes de que todo lo que se encuentra en la Internet es confiable resulta un espejismo. Como doctores, es decir, como docentes, debemos explicárselo a nuestros pacientes y alumnos.

            Reflexiones que surgen al viajar para compartir e intercambiar experiencias con colegas de otras partes del mundo. Esta es la primera “Mesa de autopsias” que escribo entre aeropuertos de tres ciudades distintas: Buenos Aires, Lima y la ciudad de México.

Anuncios

6 thoughts on “MESA DE AUTOPSIAS: REFLEXIONES VIAJERAS.

  1. Unico, un caballero de la medicina , el mejor maestro y amigo que he tendido en mi vida
    mi maestro
    dr cole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s