EL DECLIVE Y LA DEBACLE (quinta parte).

Si los Houyhnhnms pueden evitar los accidentes, sólo mueren de vejez… Viven generalmente hasta los 70 ó los 75 años… Algunas semanas antes de su muerte sienten un decaimiento gradual, pero no experimentan dolor

Jonathan Swift. Los viajes de Gulliver, 1726.

 

Además de haber publicado en numerosas revistas de prestigio y ser el editor en jefe de la revista Rejuvenation Research (“Investigación sobre el Rejuvenecimiento”), Aubrey de Grey ha escrito junto con Michael Rae un libro titulado “Acabando con el envejecimiento. Los descubrimientos sobre el rejuvenecimiento que pueden contrarrestar el envejecimiento humano en el curso de nuestra vida” (Ending Aging. The rejuvenation breakthroughs that could reverse human aging in our lifetime. St. Martin Press, 2007).

El objetivo del libro es convencer al mayor número posible de personas de que las estrategias para derrotar al envejecimiento e inaugurar una era en la que los seres humanos podrán vivir indefinidamente no son un disparate Abrey de la mente febril de de Grey, sino que, de acuerdo a lo que él mismo dice, estarán al alcance de la mano en poco más o menos un cuarto de siglo.

El primer problema para de Grey es la actitud de la gente ante la posibilidad de que el envejecimiento pueda ser eliminado. Al explicarnos las razones por las que ha escrito el libro, nos dice que, en realidad, se está distrayendo de lo que debería ser su ocupación principal: dedicarse a desarrollar y probar sus ideas revolucionarias.

Pero sabe que sólo podrá alcanzar su objetivo si convence a un número suficiente de personas. Y parece algo molesto con lo que percibe a su alrededor:

 

Pero hay algo acerca de la actitud de la gente hacia el envejecimiento que, por ahora, ha cambiado mis prioridades. Lo llamo ‘el trance pro-envejecimiento’… He estado consciente durante muchos años de que la mayorìa de la gente no piensa sobre el envejecimiento de la misma manera que lo hace sobre el cáncer, la diabetes o las enfermedades del corazón. Están totalmente a favor de la completa eliminación de estas enfermedades tan pronto como sea posible. Pero la idea de eliminar el envejecimiento –manteniendo indefinidamente una activdad física y mental verdaderamente juvenil– les despierta una avalancha de temores y reservas.

           

            Para de Grey, el envejecimiento es una enfermedad y debe ser estudiado y tratado como tal. A él no le parece que sea un proceso natural ni inevitable. Él no ha caído en ese ‘trance pro-envejecimiento’ que domina la mente de la mayoría de los seres humanos. Esa oposición que observa ante las medidas que propone y el temor a dejar de ser humano si ya no se pasa por la vejez.

Aubrey de Grey tiene prisa. Nos dice que tenemos que empezar ya y que se deben destinar mayores inversiones para investigar y probar lo que él ha denominado “Estrategias para la Ingeniería del Envejecimiento Insignificante” (Strategies for Engineered Negligible Senescence), o SENS, por sus siglas en inglés. Como ya fue mencionado, las SENS están dirigidas a anular los efectos de cada una de las “Siete Cosas Mortales”, aquellas que de Grey ha identificado como causas directas del envejecimiento.

Para las interconexiones que se forman entre las proteínas celulares –los productos finales de la glucosilación avanzada–, responsables de la pérdida de elasticidad de los tejidos, Aubrey de Grey propone el desarrollo de pequeñas moléculas o enzimas que, administradas como medicamentos, los rompan y restauren la elasticidad perdida.

En relación a las células que ya no pueden dividirse –células en la fase de senescencia–, que pueden secretar sustancias dañinas para las células vecinas, se propone su eliminación obligándolas a suicidarse mediante la muerte celular programada –apoptosis–, o con vacunas que tengan el mismo efecto. Al notar su ausencia, las células vecinas sanas y normales se multiplicarán para reemplazarlas.

Para reponer aquellas células que habitualmente no son reemplazadas y que siguen siendo necesarias para mantener el estado de salud, Aubrey de Grey nos dice que la solución está en la terapia con células madre y la ingeniería de tejidos.

Para eliminar los depósitos tóxicos que se acumulan entre las células, de Grey nos señala que se debe estimular la capacidad de nuestras células defensivas para deglutir y digerir estos residuos, ayudándolas con el uso de enzimas que los tornen más apetitosos y digeribles.

En relación a los depósitos que se acumulan dentro de las células, nuestro personaje propone que dotemos al sistema digestivo intracelular –los lisosomas– de nuevas enzimas digestivas más eficaces, que podrían obtenerse de las bacterias y hongos que con tanto éxito llevan a cabo la putrefacción de los cadáveres. De ahí que a Aubrey de Grey se le hubiese ocurrido estudiar estos microorganismos acudiendo a los cementerios. Uno de sus colaboradores se dio a la tarea de obtener muestras de tierra de los camposantos, pero, al parecer, solamente las guardó en un refrigerador de su laboratorio y, hasta lo que se sabe, no ha continuado con la investigación.

La sexta estrategia se enfoca en las mitocondrias, esos organitos en el interior de nuestras células que nos proveen de energía. Como provienen de antiguas bacterias que se incorporaron a las células animales y vegetales, tienen su propio material genético –ADN–, mismo que sufre mutaciones conforme pasan lo años. Estas alteraciones acaban por dar al traste con la delicada función de la mitocondrias. Sin energía, la vida no es posible. La solución concebida por de Grey ha sido el traslado de los genes de la mitocondria al núcleo de la célula, donde estarían mejor resguardados y no sufrirían tantas mutaciones. De hecho, el traslado de 13 de esos genes ha ocurrido ya en forma natural a lo largo de la evolución.

La “Cosa Mortal” más difícil de solucionar es la séptima: la acumulación de mutaciones en el material genético del núcleo celular que es responsable de la aparición del cáncer. Para Aubrey de Grey, el cáncer es algo tan enraizado en el ser humano que llegó a pensar que no podría resolver ese séptimo obstáculo. El cuerpo ya tiene un sistema muy complejo y eficaz de reparación del ADN. Sin embargo, las mutaciones acaban persistiendo, se suman y llevan a la célula hacia la transformación maligna.

La solución se le empezó a ocurrir en la ciudad italiana de Rávena y la terminó de madurar en Forli. Las células malignas pueden dividirse indefinidamente gracias a que poseen una enzima que suele estar inactiva en las células normales: la telomerasa. Lo que pensó de Grey fue eliminar totalmente el gen de la telomerasa para que nuestras células no pudiesen fabricar esta enzima. De esta manera, tampoco la poseerían y utilizarían las células cancerosas.

El único problema es que entonces nuestras células madre, que usan la misma telomerasa para dividirse y reponer las células que perdemos, ya no podrían cumplir con su función, nuestro organismo perdería la capacidad de regeneración y “la solución” resultaría contraproducente. Entonces, a Aubrey se le ocurrió rizar el rizo: una vez eliminada la telomerasa de todo nuestro cuerpo, nos tendríamos que inyectar células madre nuevas periódicamente.

Las estrategias para las dos últimas “Cosas Mortales” parecen hoy imposibles de llevar a la práctica y, en caso de lograrlo, pintan un panorama tan desolador, tan artificial y alejado de nuestro sentido de humanidad que provoca vértigo. Uno se pregunta si merece la pena y la respuesta es, casi con certeza, negativa. Sin embargo, no desechemos las estrategias sin antes pensar que, por descabelladas que nos parezcan, pueden dar pie a investigaciones que nos ayuden a combatir algunos de los flagelos más terribles del género humano.

En la siguiente y última parte de este escrito trataremos de reflexionar sobre algunos de los aspectos mentales o espirituales que tendríamos que tomar en cuenta en el caso de alcanzar la inmortalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s