LOS DERECHOS IGNORADOS.

El tema de la desigualdad es fundamental en el análisis del sector sanitario contemporáneo. Se observa la ley del inversamente proporcional: cuanta más necesidad de atención sanitaria tiene una persona o un grupo social, menor es su acceso real a una atención sanitaria de calidad. Cuanto más grave es la enfermedad de una persona, menos asistencia o tratamiento médico tiene, y cuanto más terminal es un paciente, menos atención cualificada recibe por parte del sector sanitario.

Jesús M. de Miguel. La enfermedad no es una metáfora, 2012.

 

¿Los ha visto usted? Yo me los encuentro todos los días por la mañana en la entrada del Hospital Hidalgo, ocupando los pasillos, las salas de espera, los servicios de urgencias, los consultorios, las camas. Los adivino acostados en las mesas de operaciones o yaciendo en la mesa de autopsias (ahí no los adivino, los diseco)… ¡Vaya, hasta en el pequeño recibidor de mi lugar de trabajo, el Servicio de Anatomía Patológica! Son los pacientes y sus familiares, esos aguascalentenses de carne y hueso que con su sufrimiento, con su angustia, su incertidumbre y su inagotable capacidad de espera aun sumidos en la desesperanza, parecen desmentir por momentos la Arcadia feliz en la que nos dicen que estamos viviendo. Para ellos, algunos de los Derechos Humanos siguen siendo solamente un catálogo de intenciones incumplidas que está expresado en el Título Primero de nuestra Carta Magna.

Como ya veíamos en una ocasión precedente, la aparición de los los Derechos Humanos a lo largo del tiempo puede entenderse como un fenómeno generacional. Se habla al menos de tres generaciones de derechos. La primera estaría conformada por los derechos civiles y políticos, la segunda por los derechos económicos, sociales y culturales y la tercera por los derechos para protegernos de los riesgos asociados a los avances de la Biotecnología y la Biomedicina y los derechos relativos a las nuevas tecnologías de la información (aunque para algunos, éstos ya pertenecen a una generación posterior).

Estas generaciones de Derechos Humanos han aparecido y se han desarrollado de acuerdo a los desafíos que se han ido presentando a la dignidad humana, la libertad y la igualdad. Habrá que añadir que esta clasificación generacional no es aceptada en cada uno de sus detalles por todos los estudiosos del tema. Por tanto, no podemos decir que el asunto esté agotado, todo lo contrario. Se sigue debatiendo en torno a la necesidad de reconocer nuevos derechos y redefinir los ya reconocidos.

Un ejemplo de lo anterior es lo que propone la doctora Yolanda Gómez, Catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad Nacional de Educación a Distancia y Miembro del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO, cuando se refiere al “derecho de autodeterminación física”:

 

No abrigo dudas sobre la existencia de una “cuarta” generación de derechos y creo, además, que es posible ya acercarse a un contenido concreto de la misma…

… El derecho de autodeterminación física comprende un haz de facultades […] que permite a la persona decidir, optar o seleccionar qué hacer o no hacer respecto de todas aquellas cuestiones o situaciones que afecten a su realidad física, a su sustrato corporal.

 

En esta redefinición de derechos ya reconocidos y la aparición de nuevos derechos es muy interesante lo que expresan Jonathan Cohen y Tamar Ezer en el artículo titulado “Los Derechos Humanos en el cuidado del paciente: un esquema teórico y práctico”(Human Rights in patient care: a Theoretical and Practical Framework), publicado en la revista Health and Human Rights (“Salud y Derechos Humanos”) de diciembre de 2013).

Los autores de este artículo empiezan señalando que el cuidado del paciente es un aspecto peculiar e importante de la atención sanitaria que merece nuestra atención y análisis desde la óptica de los Derechos Humanos. Ante la evidencia de la violación masiva y grave de los Derechos Humanos en varias partes del mundo, el concepto “derechos humanos en el cuidado de los pacientes” ha ido ganado aceptación como un esquema para vigilar, documentar y analizar los abusos en donde se atienden pacientes, para obligar a las autoridades gubernamentales y demás responsables a que rindan las cuentas correspondientes.

Los abusos van desde las violaciones sistemáticas de los derechos del consentimiento informado, la confidencialidad, la privacidad y la no discriminación, hasta abusos atroces como la tortura y el trato degradante, inhumano y cruel. El personal sanitario (médicos, enfermeras, etc.) puede efrentar abusos como son el trabajar bajo condiciones inseguras, ser sancionados por ejercer la medicina basada en evidencias, padecer limitaciones a su derecho de asociación y serles negado el debido proceso cuando los pacientes entablan demandas en su contra.

Aunque “los derechos humanos en el cuidado de los pacientes” tienen relación con otros ya conocidos como el derecho a la salud, los derechos de los pacientes y la seguridad del paciente, su enfoque es distinto porque parte del respeto a la dignidad humana y no del consumismo –producir salud, consumir la atención sanitaria, como reza el título de un ensayo– que es característico de los ya conocidos derechos de los pacientes.

Además, los “derechos humanos en el cuidado del paciente” reconocen al personal sanitario como un actor importante cuyos derechos deben ser respetados como un principio inalienable y en beneficio de los mismos enfermos. Aquí es crítica la interacción entre los derechos de los pacientes y los del personal sanitario. Los médicos no podrán ofrecer un servicio de alta calidad si sus derechos no son respetados y si no trabajan en condiciones óptimas con independencia profesional.

Un concepto relacionado los “derechos humanos en el cuidado del paciente” es el de la “lealtad dual”, que aparece cuando el personal sanitario se siente obligado, de manera expresa o implícita, hacia los pacientes y, a la vez, hacia una tercera persona, frecuentemente un órgano gubernamental. Según el Grupo Internacional de Trabajo sobre la Lealtad Dual:

 

Los gobiernos y otros grupos de interés le exigen al personal sanitario que haga a un lado su lealtad hacia el paciente para dar preferencia a las demandas de estos grupos de poder, a menudo de un modo que viola los derechos humanos de los propios pacientes.

Los “derechos humanos en el cuidado del paciente” amplían la óptica estrictamente individual de la relación médico-paciente, para examinar también factores sistémicos y la responsabilidad del gobierno en la atención de los problemas de salud de la población. Es un llamado para contar con un marco basado en los Derechos Humanos que rija la atención sanitaria en todas sus facetas, y que haga énfasis en la equidad, la participación, la transparencia y la rendición de cuentas.

¿Es pertinente y oportuno hablar de estos temas en nuestro país? Sin duda alguna. Hace apenas unos días, con motivo de la presentación de la iniciativa de reforma constitucional para modificar el actual Sistema Nacional de Salud, la Secretaria del ramo, doctora Mercedes Juan, reconocía los notables rezagos que lastran a este sector en perjuicio de la población.

Además, siempre es importante y pertinente debatir sobre esta problemática cuando sabemos que la violación de los “derechos humanos en el cuidado del paciente”, más que una expresión retórica, es una lamentable experiencia cotidiana. Por tanto debe hablarse de ello.

Ya lo decía Marie-Jean-Antoine Nicolas de Caritat, marqués de Condorcet (1743-1794):

¿Disfruta un ser de sus derechos cuando los ignora?

Anuncios

2 thoughts on “LOS DERECHOS IGNORADOS.

  1. Magistral, es un placer volverte a leer de nuevo querido Luis.
    Lo pondré en los grupos de Historia y Filosofia de la Medicina.
    Un fraterno abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s