LA COMUNIDAD REFLEXIVA.

Con el título de “bioética” o con otros afines se han publicado y se publican día a día, y en cualquier parte del planeta, innumerables libros y artículos. Se editan enciclopedias en los distintos idiomas; se abren páginas “web” y portales en Internet; se celebran congresos, foros y toda clase de encuentros y debates sobre bioética. Se fundan centros, institutos y sociedades. Se realizan incontables investigaciones en temas y problemas bioéticos.

Juliana González Valenzuela. Perspectivas de bioética, 2008.

           Los médicos nunca deberíamos abandonar la calidad de alumnos. La graduación universitaria y, posteriormente, la obtención del título de especialista o subespecialista, no son más que etapas en la larga carrera de estudiantes que termina con el último aliento.

A finales de octubre de 2013 inicié la Maestría en Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona y ha sido una afortunada casualidad que el 12º Congreso Mundial de Bioética se haya celebrado en la Ciudad de México del 25 al 28 de junio de 2014. Del Hospital Hidalgo hemos acudido algunos miembros del Comité de Ética Hospitalaria, concretamente el doctor Felipe de Jesús Flores Parkman Sevilla, la doctora Mª Guadalupe Martínez Santuario, la licenciada en Nutrición Mª del Socorro Jiménez Olivares y un servidor.

La Bioética es una disciplina relativamente joven, bautizada con ese nombre por el bioquímico estadounidense Van Rensselaer Potter en 1970, aunque se sabe que ya en 1927 el pastor y teólogo alemán Fritz Jahr había usado la palabra para describir las relaciones del ser humano con los demás seres vivos. En la actualidad, la bioética se integra por tres subdisciplinas: la ética médica, la ética sobre los animales y la ética del medio ambiente.

El libro que contiene el programa y los resúmenes de los trabajos presentados en este Congreso advierte lo siguiente:

 

Cada subdisciplina tiene su área particular dentro de la bioética, pero sus competencias se sobreponen en varios temas, enfoques éticos, conceptos y consideraciones morales. Esto dificulta el análisis y la solución de problemas morales vitales como el aborto, los xenotrasplantes (trasplantes de órganos provenientes de otros animales), la clonación, la investigación con células madre y el estatus moral de los animales y del medio ambiente natural.

 

            De lo anterior se puede inferir que la bioética es el punto de convergencia de varios profesionales –médicos y demás personal sanitario, biólogos, abogados, antropólogos, sociólogos, psicólogos, educadores, etc. – a los que une el interés común de analizar las implicaciones morales de las acciones y decisiones que se toman en sus respectivos campos profesionales, así como la preocupación por los dilemas éticos que se presentan con el uso y desarrollo de las nuevas tecnologías, especialmente las que se aplican en la biomedicina.

Aunque se podría pensar que la bioética se originó en la ética, una de las ramas tradicionales de la filosofía que cuestiona cuál es la mejor forma de vivir, el doctor Jorge Enrique Linares Salgado nos explica que no fue así:

 

Se ha dicho, con justa razón, que la filosofía llegó tarde al nacimiento de la bioética, y que incluso, en poco contribuyó a su alumbramiento. En sus primeros años, la bioética fue más bien obra de médicos, teólogos y científicos preocupados por los problemas éticos que surgían todos los días en la intervención biomédica y en la investigación con seres humanos.

 

La doctora Juliana González Valenzuela amplía el contexto histórico del nacimiento de la bioética, incluyendo sucesos diversos y, a la vez, interrelacionados:

 

La bioética no se explica sin la Segunda Guerra Mundial, con todos sus horrores, o más aún, sin el estado de guerra interminable que atraviesa todo el siglo y no acaba en el presente. No se comprende sin el ascenso y caída del socialismo real; sin el despliegue irrefrenable del mundo del mercado; sin la explosión demográfica y la exponencial destrucción de la biodiversidad, así como el daño inimaginable a la biosfera; sin la preocupante coalición entre tecnociencia y tecnocracia y “mercadocracia”.

 

¿Qué hacen y a qué se dedican los estudiosos de la Bioética, que algunos llaman bioéticos y otros bioeticistas? En términos generales, estudian los llamados conflictos éticos que presentan las tres subdisciplinas mencionadas, los discuten, realizan debates abiertos y tratan de inspirar a otros actores sociales para influir en la conducta de los seres humanos, buscando siempre la mejor opción para todos los involucrados.

En última instancia, aspiran a que sus propuestas se conviertan en normas legales y políticas públicas, tanto en las legislaciones nacionales como supranacionales, tal es el caso de la Comunidad Europea. También persiguen su incorporación a los códigos profesionales (deontológicos), como ocurre con la Medicina. De ahí la estrecha relación entre la Bioética y el Derecho. Sin el respaldo de un marco jurídico, muchas de la propuestas de la comunidad bioética no pasarían de ser solamente buenos propósitos.

Como fruto de la investigación en la Bioética y en la Ética Médica se han desarollado una serie de instrumentos que le permiten al profesional de la salud identificar, estudiar y resolver de la mejor manera posible los dilemas éticos que se presentan en la práctica cotidiana. Piénsese, por ejemplo, en todo lo relativo al aborto, la eutanasia, el uso de la información genética, la investigación en seres humanos con enfermedades degenerativas del sistema nervioso central y la línea divisoria, muchas veces borrosa, entre el tratamiento necesario y el excesivo, también llamado “encarnizamiento terapéutico”, en las unidades de cuidados intensivos.

En este Congreso fue muy estimulante presenciar como seres humanos de tan diversas latitudes, de todas las razas y de diferentes profesiones se reunieron para exponer sus puntos de vista y para ser escuchados respetuosamente por su pares. Este parece ser el lado positivo de la globalización: la reflexión conjunta sobre problemas que afectan a todo el género humano que, aunque matizados por cuestiones culturales y de marcos jurídicos, se presentan en todas las comunidades humanas del planeta. Una comunidad pensante que sabe pasar a la acción.

Aunque por razones lógicas de organización no pude asistir a todas las presentaciones, para mí la mejor conferencia del Congreso fue la presentada por la doctora en filosofía Juliana González Valenzuela (México, 19 de septiembre de 1936). Yo ya había leído parte de su libro Genoma Humano y Dignidad Humana (Anthropos Editorial, 2005), pero escucharla en persona resultó una experiencia verdaderamente fascinante.

Con una claridad de pensamiento a la que sólo iguala su capacidad para expresarlo, la doctora González disertó sobre “Perspectivas filosóficas de la Bioética” y a mí me dejó con el deseo de que aquella conferencia se prolongase más, mucho más. Con sus palabras tuve la sensación de que estamos cerca de superar el dualismo cuerpo-alma y que pronto veremos la convergencia entre las ciencias y las humanidades en la vieja búsqueda de la respuesta a la pregunta ¿qué es el hombre?

Fue reveladora la manera en la que vinculó a un filósofo como Spinoza con un neurocientífico como Changeux y a ambos con los avances actuales de la genómica y los nuevos descubrimientos de las neurociencias.

Para Juliana González, la vida es mucho más que la versión que hoy nos ofrece el reduccionismo científico imperante. Escucharla me llenó de alegría.

Anuncios

2 thoughts on “LA COMUNIDAD REFLEXIVA.

  1. Hola doctor. Soy colega suyo en El Heraldo de Aguascalientes. El día de hoy domingo 29 de junio mi articulo fue sobre las recientes manifestaciones de médicos. ¿Me podría dar su correo? El mío es odiazgl@gmail.com. Saludos
    Octavio Diaz

    1. Estimado Octavio:
      Lo identifico muy bien. Hace varios años que intercambiamos impresiones por correo electrónico. Leí su artículo de hoy y me parece muy equilibrado, por lo que coincido con sus apreciaciones. Le voy a mandar un mensaje para que tome nota de mi dirección electrónica.
      Un saludo cordial.
      Luis Muñoz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s