UNA LARGA LUCHA.

Y mientras exponía las en ocasiones infaustas políticas de salud, nunca se olvidaba de infundir esperanza y ánimo para la gran y larga lucha.

Meredith Fort y Mary Anne Mercer. El negocio de la salud, 2006.

El camino que tienen que recorrer los países a lo largo de su historia para que sus ciudadanos cuenten con un sistema de sanidad pública de buen nivel suele ser muy largo y tortuoso. En el fondo, se trata de una lucha similar a la que se emprende para que la mayor parte de la población cuente con un trabajo suficientemente remunerado, que le permita satisfacer las necesidades básicas de la familia y el acceso a mejores niveles de vida, por lo menos para sus descendientes. Es una lucha que nunca termina y que, habiendo alcanzado su objetivo, no garantiza que lo logrado pueda mantenerse de manera indefinida. En pocas palabras, una guerra en la que nunca se puede bajar la guardia ni cantar una victoria definitiva. La ciudadanía siempre debe mantener una actitud vigilante.

De este modo, una vez que los ciudadanos han gozado de los beneficios de una sanidad pública de gran calidad –lo que no significa que sea perfecta–, es decir, de eso que forma parte importante del Estado de bienestar, es muy difícil que se conformen con algo peor. Se resisten a regresar a las condiciones previas de estrechez y mala calidad de los servicios públicos que fueron parte de su pasado. Es lo que está sucediendo durante los últimos años en España, particularmente en Cataluña (Catalunya, en catalán).

Cuando un nuevo gobierno, amparado en la filosofía neoliberal y su furia privatizadora, pretende desmontar un sistema de sanidad pública que era un modelo mundial de eficiencia y justicia –insisto en señalar que esto no es sinónimo de perfecto–, para entregarlo en manos privadas con el único propósito real de hacer buenos negocios y desprenderse de una obligación constitucional, la ciudadanía se rebela y protesta.

En este sentido, los europeos llevan recorrido un sendero muy dilatado, con rectas en las que se ha podido avanzar hasta conseguir logros envidiables, y también con curvas peligrosas que amenazan con precipitar al abismo lo que se ha obtenido con tanto esfuerzo y sacrificio. Sorprende saber, por ejemplo, que la creación de los grandes hospitales en el Viejo continente durante el siglo XVIII no obedeció a un impulso bondadoso de los gobernantes hacia sus gobernados. El motivo fue mucho más prosaico: una competencia con los estados vecinos cuya base era esencialmente económica. Así lo expone Guenter B. Risse en su obra “Sanando cuerpos, salvando almas. Una historia de los hospitales” (Mending bodies, saving souls. A history of hospitals. Oxford University Press, 1999):

En aquella época, los estados europeos trataban de aumentar su poder favoreciendo el crecimiento de la población, la expansión económica y la superioridad militar. Desde finales del siglo XVII, estos objetivos políticos y mercantiles impulsaron y difundieron la idea de que la población de un país era el recurso natural más valioso que necesitaba ser protegido. Esta noción dio lugar a iniciativas para aumentar la productividad de los ciudadanos. Y la salud jugaba un papel central en esta encomienda. Era necesario proteger a los trabajadores de las enfermedades y los accidentes, ya que ambos significaban mermas al bienestar y la prosperidad de la comunidad.

 Más allá de las protestas de la ciudadanía en general como respuesta a los intentos gubernamentales para privatizar la sanidad pública, en Cataluña existen otras iniciativas interesantes a favor del mantenimiento y desarrollo de un sistema público de salud de alta calidad, tanto en lo científico como en lo referente a la justicia social, como el que se llegó a tener antes de la fuerte crisis económica que ha afectado a España entera en los últimos años. Una de estas iniciativas es el Grupo de Investigación en Desigualdades en Salud (GREDS)-Employement Conditions Network (EMCONET) de la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona, que, de acuerdo a sus propias palabras (http://www.upf.edu/greds-emconet/es/presentacion/), “tiene como objetivo principal la generación de información científica, la transferencia de conocimiento a la sociedad y la formación de investigadores en relación al origen, producción y acciones políticas necesarias para conocer y hacer frente a las desigualdades sociales en salud”.

El director del Grupo es Joan Benach, profesor de salud pública y salud laboral en la citada universidad, quien encabeza un notable grupo de investigadores principales y predoctorales, estudiantes de maestría, técnicos de investigación y colaboradores nacionales y extranjeros. El grupo ha publicado en diversas revistas internacionales numerosos artículos científicos y varios libros sobre las desigualdades sociales en salud. También ha publicado libros de divulgación de este tema. El más reciente fue presentado el pasado 17 de septiembre de 2014 y se titula “Cómo comercian con tu salud. Privatización y mercantilización de la sanidad en Catalunya” (Icaria, 2014).

En 2012, cuando el proceso de privatización de la sanidad pública española y catalana estaba empezando impulsado por Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España y por Artur Mas, Presidente de la Generalitat de Catalunya (el gobierno autónomo catalán), Joan Benach publicó en el periódico El País un artículo titulado “Avanzar al pasado: la sanidad como mercancía”. Es un artículo muy interesante y muy ilustrativo de lo que significan verdaderamente este tipo de iniciativas, que se disfrazan de buenos propósitos y que se sustentan con argumentos falaces. Vale la pena transcribir algunas de sus líneas más llamativas:

La obtención del derecho a la atención sanitaria ha sido una de las conquistas sociales más importantes de la segunda mitad del siglo XX, un bien público equiparable al derecho al voto, la educación o tener una pensión…

… En 1987 y 1993, dos relevantes informes del Banco Mundial ya plantearon la necesidad de adoptar criterios mercantiles, desinstitucionalizar la atención sanitaria y otorgar un mayor papel a las aseguradoras y prestadores privados de servicios. No olvidemos que los sistemas sanitarios público y privado son como “vasos comunicantes”: para que el privado tenga posibilidades de lucro primero hay que desprestigiar, debilitar o “parasitar” al público…

… Los argumentos ideológicos, repetidos desde entonces hasta la saciedad, son bien conocidos: el sector público es “insostenible” y “burocrático”, el sistema privado es “más eficiente” que el público, “la salud pertenece al ámbito personal”, los usuarios son responsables de “abusar de la sanidad”. Ni la investigación científica ni la propia OMS confirman esos supuestos. La sanidad pública es más equitativa (sobre todo cuando tiene financiación suficiente finalista), eficiente (sobre todo si se impulsa la atención primaria) y tiene más calidad que la privada (con las excepciones del confort y el tiempo de espera).

¿Tiene alguna relevancia para quienes trabajamos en el ámbito de la salud en México y en Aguascalientes conocer este tema? La respuesta es sí, ya que el sistema sanitario público de Cataluña ha sido un modelo de eficiencia y justicia social no sólo en aquella comunidad autónoma, sino en el resto de España. Incluso ha llegado a inspirar los modelos sanitarios de otros países, en particular algunos de América Latina. Hasta por un breve período, llegó a influir en el proyecto inconcluso del Nuevo Hospital Hidalgo de Aguascalientes. En su momento, expertos del Consorcio Hospitalario de Cataluña acudieron con nosotros para brindar asesoría profesional a instancias de la Dirección General de Planeación y Desarrollo en Salud de la Secretaría de Salud federal.

El mundo, en especial aquellos países con los que compartimos tanto, brinda útiles lecciones que conviene estudiar y aprender. Creo que la sanidad pública catalana es una de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s