UNA COSTUMBRE MAGNÍFICA.

El instinto gregario nos viene como herencia de otras

especies. Es fascinante contemplar la parvada de aves en su

retorno a sus nidos cuando el sol declina o el peregrinar

hacia climas mejores. En los seres humanos es evidente la

tendencia a la agrupación entre quienes comparten similitudes

u objetivos como un afán de intercambio de ideas y

de ayuda mutua…

la sociedad del hospital tiene la función

principal de conciliar la diversidad, para integrar los

muchos pensamientos en la unidad académica y social.

Lleva implícito el espíritu de una institución que congrega

a la totalidad con la cual hilvana las páginas que se

escriben cada día. Sólo unidos se puede llegar a un futuro

triunfal. Por todo ello, las sociedades son una costumbre

magnífica.

 

Antonio de la Torre Bravo. La importancia de las sociedades médicas, 2009.

 

Por tercer año consecutivo, mi esposa Lucila y un servidor asistimos a la Reunión Anual de la Asociación de Médicos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (AMINNSZ). En esta ocasión, se trata de la Quincuagésima Sexta Reunión, que se ha celebrado en Xalapa-Enríquez, capital del Estado de Veracruz, conocida también con los bellos nombres de La Atenas veracruzana y La ciudad de las flores, un marco magnífico para celebrar este encuentro que la saliente mesa directiva de la AMINNSZ ha calificado con su eslógan “un espacio de intercambio, reflexión y convivencia fraterna”.

Me encuentro una bella descripción decimonónica de Xalapa, escrita ni más ni menos que por Alexander von Humboldt, aquel sabio alemán e infatigable viajero que los mexicanos de hoy deberíamos leer con mayor frecuencia y que llegó a Xalapa un 10 de febrero de 1804:

 El cielo de Xalapa, hermoso y sereno en verano, inspira melancolía desde el mes de diciembre hasta el de febrero; cada vez que el viento del norte sopla en Veracruz cubre un espeso brumazón a los habitantes de Xalapa, y entonces baja el termómetro hasta 5 o 16 °C. En la estación de los nortes muchas veces se pasan 2 o 3 semanas sin ver el sol ni las estrellas. Los comerciantes más ricos de Veracruz tienen casas del campo en Xalapa, en donde gozan de una frescura agradable, mientras que los mosquitos, los grandes calores y la fiebre amarilla  hacen muy desagradable la resistencia en la costa. En esta pequeña ciudad hay un establecimiento cuya existencia confirma lo que he dicho más arriba sobre los progresos de la cultura intelectual del reino de México; una excelente escuela de dibujo, fundada de pocos años a esta parte, en la cual los muchachos de los artesanos pobres, se instruyen a expensas de los ciudadanos más acomodados.

             Tuvimos la oportunidad de comprobar en varios momentos ese sello cultural que es orgullo de los xalapeños, pues durante la ceremonia inaugural en el Museo de Antropología de Xalapa, escuchamos un recital del grupo de música folclórica Tlen Huicani, cuyos integrantes, dirigidos por su fundador Alberto de la Rosa, nos ofrecieron un recital inolvidable de música folclórica veracruzana y latinoamericana que llenó de gozo nuestros corazones. También tuvimos el privilegio de escuchar a la afamada Orquesta Sinfónica de Xalapa, la orquesta de su tipo más antigua de México (fundada en 1929), en su nueva y espectacular sala de conciertos del Centro Cultural Tlacná. Tanto el grupo Tlen Huicani (“los cantores”, en náhuatl), como la Orquesta Sinfónica de Xalapa y el Centro Cultural Tlacná, son parte de la Universidad Veracruzana, que en este 2014 cumple 70 años de existencia.

La Reunión de la AMINNSZ fue nuevamente un éxito. Además de los temas estrictamente médicos y científicos tratados en ella y la presentación de los trabajos libres tanto de manera oral como en cartel, tuvimos la oportunidad de escuchar conferencias maravillosas sobre diversos tópicos. Entre ellas, “Arte y reumatología. El artista y la perspectiva del reumatólogo”, “La AMINNSZ en Veracruz”, “La ecología vinculada a la salud”, “El médico como paciente”, “Profesionalismo en línea”, “El síndrome del paciente recomendado”, “El meta-análisis de los meta-análisis”, “La utilidad de las guías en la práctica clínica”, “Pros y contras del conocimiento médico generado por la industria” y “Los médicos músicos”. Mención aparte merece la discusión del caso clínico, que, con el ingenio y la agudeza que lo caracteriza, fue presentado y coordinado por el doctor Luis Uscanga, nuevo presidente de la AMINNSZ.

En esta ocasión se dio un retorno que fue para mí muy significativo. Después de muchos años de ausencia, el doctor Leonardo Viniegra Velázquez regresó a nuestra alma máter para impartir una conferencia titulada “La historia cultural de la enfermedad”. Tuve la enorme fortuna de disfrutar de su conversación y enseñanzas, mismas que fluyen de su persona con una facilidad pasmosa y que expresa con palabras contundentes acompañadas de esa mirada inquisitiva y acerada que lo fija a uno al asiento mientras lo escucha.

Como es ya su costumbre inveterada, el doctor Viniegra expuso el fruto de una reflexión profunda que tiene como raíz su desafiante y heterodoxa visión del proceso vital plasmada en una obra voluminosa que ha sido y seguirá siendo objeto de análisis y referencia en estas líneas y que, a mi juicio, merece una difusión amplia y un estudio detallado por la comunidad científica y filosófica de este país y del extranjero. Ya llegará el momento, pues una obra así anuncia con poderosos sones de trompeta la caída de los muros que circundan a la hasta ahora inexpugnable Jericó que es la ciencia biológica de nuestros días.

Nunca está de más destacar el espíritu con que se da este tipo de reuniones. Algunos podrán opinar que son sólo remembranzas melancólicas de nuestra época como residentes del Instituto, tiempos que no han de volver jamás. Otros señalarán que las organizan quienes siguen trabajando en el Instituto para perpetuar y presumir ese privilegio y para recibir un tributo de rendida admiración de quienes allí nos formamos para continuar nuestra vida en varios lugares del país.

Pero no es así. En lo personal, puedo decir sin asomo de duda que siempre soy bien recibido y que veo en el rostro de mis cofrades gestos y miradas de afecto y simpatía que considero sinceros y que devuelvo en la misma medida. Claro está que, como en toda comunidad humana, hay también viejas rencillas y antipatías, pero pesan muy poco en el balance final. Se respira un ambiente de fraternidad y se tiene la oportunidad de ser escuchado. Con frecuencia se oye que ninguno de nosotros se ha ido del Instituto. Vivimos y trabajamos fuera de sus paredes, pero lo llevamos en nuestro corazón y en nuestro cerebro estemos donde estemos.

Otro encuentro ha hecho esta ocasión especialmente memorable. En Xalapa vive un matrimonio de patólogos que nos es especialmente querido: el formado por Martha Zamudio Aguilar y Pedro Chavarría Xicoténcatl. Él fue el primer residente de patología de nuestro maestro común en el Instituto, el doctor Arturo Ángeles Ángeles y nos conocemos desde hace más de 25 años. En esta ocasión he tenido la oportunidad de constatar que bajo la apacible apariencia del doctor Chavarría late un espíritu tenaz y capaz de sobreponerse a las dificultades de la enfermedad que sabemos y confiamos será transitoria. Pedro nos está dando una lección de bonhomía y superación que guardo como un tesoro para cuando lleguen –porque habrán de llegar, más temprano que tarde– los días difíciles. Ojalá que los enfrente con ese mismo ánimo.

Como siempre, la Reunión terminó con la Comida de la Amistad, un colofón que todos esperamos y al que acudimos enfundados en la playera que lleva los símbolos del Instituto y de su Asociación de Médicos. Bajo ese uniforme late la diversidad hermanada y respetuosa de quienes nos sabemos miembros de una comunidad médica orgullosa de serlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s